Radio/fullwidth/#780000

Buda-Pest dos grandes ciudades con fantasías





Por Salvador Batista
Fotos: Salvador Batista

Cuando me invitaron a visitar Budapest no conocía mucha dicha ciudad aunque si había leído que tenía un encanto poco común, el cual lo fui descubriendo desde el momento que llegue.



Primero quise conocer un poco de su historia Buda y Pest, dos grandes ciudades que están unidas para formar una de las urbes de mayor importancia en Europa.

Budapest se caracteriza por la presencian de un enorme puente que unen ambas orillas acercando Buda, la antigua sede real y zona residencial más elegante, y Pest, es como el corazón económico y comercial de la ciudad.



Al llegar a Budapest, estuve dispuesto hacer lo que hago cuando quiero conocer más de lo que se le presenta al turista, y fue perderme en sus calles repletas de historia, monumentos, cultura y sobre todo su gente.



Pero no deje de aguantar la curiosidad cuando ves desde lejos el famoso Parlamento de Budapest, el edificio más representativo de la ciudad y uno de los más famosos de Europa.

Asimismo, es el tercer parlamento más grande del mundo después del de Rumanía y el de Argentina. Este fue construido entre 1884 y 1902 y es la obra más grande de su época.

Consta de 691 habitaciones y tiene unas dimensiones de 268 metros de longitud y 118 metros de anchura. Su construcción demostró el poder económico de la Hungría de principios de siglo.



Bueno visitarlo tiene sus trucos, pero debes comenzar caminando por su Escalera principal: Tras subir por la alfombra roja, la primera impresión del parlamento es sobrecogedora.



No se puede dejar de visitar la Sala de la Cúpula. La misma se caracteriza porque puedes apreciar el interior de la cúpula y se exponen diversas estatuas de los reyes de Hungría. Pero enfrente de la escalera principal se encuentra la de San Esteban, el primer rey de Hungría. Una vitrina acoge algunas de sus pertenencias, entre las que destaca su corona.



Para entrar al Parlamento es necesario hacerlo con una visita guiada. La visita es gratuita para los ciudadanos de la Unión Europea. Es recomendable llegar con bastante antelación para coger el ticket, ya que suele haber largas filas y el proceso es bastante lento.

Castillo de Buda

El Castillo de Buda es sin duda una de las imágenes más conocidas de Budapest junto con el Puente de las Cadenas. El castillo también es conocido como Palacio Real, ya que antiguamente fue la residencia de los reyes de Hungría.



Actualmente, el Castillo de Buda alberga la Biblioteca Széchenyi, la Galería Nacional Húngara y el Museo de Historia de Budapest. Del Castillo de Buda destaco dos aspectos fundamentales: el primero, el imponente conjunto que forma con el Puente de las Cadenas, sobre todo por la noche cuando se encuentran iluminados, y, el segundo, las vistas que obtenemos desde lo alto de la colina, similares a las obtenidas desde el Bastión de los Pescadores.

El Puente de las Cadenas es el puente más antiguo de Budapest y el más conocido de todo el Danubio. Oficialmente es conocido como Puente Széchenyi en honor a su creador, el conde István Széchenyi.



Hasta la construcción del puente, el Danubio sólo se podía cruzar en barco o, durante los inviernos fríos, caminando sobre sus aguas congeladas. La dificultad de cruzar el Danubio entre estaciones fue el principal motivo de la construcción del puente.

El Puente de las Cadenas fue finalmente inaugurado el 20 de noviembre de 1849 después de 20 años de obras. El actual Puente de las Cadenas no es el que se construyó hace más de 150 años, sino la reconstrucción de éste, de acuerdo a las informaciones dadas por el guia.



Durante la Segunda Guerra Mundial los alemanes volaron todos los puentes de la ciudad. El nuevo puente se inauguró en 1949, 100 años después del primero. La construcción del Bastión de los Pescadores finalizó en 1902, tras casi dos décadas de obras.

Sus siete torres conmemoran a las siete tribus fundadoras Hungría. En la fortaleza se encuentra una estatua de Esteban I a caballo.

No te lo pierdas

En la colina de Buda, en la orilla oeste del Danubio. Desde su cima se puede contemplar Pest en todo su esplendor. Desde el Bastión de los Pescadores se consiguen las mejores vistas del Parlamento de Budapest.



La vista más bonita del puente se obtiene al caer la noche, con el Castillo de Buda iluminado al fondo. Si haces la visita al atardecer, además de conseguir las mejores fotos, haciendo un poco de tiempo por los alrededores podréis aprovechar para ver Pest iluminada.

Alrededores La visita al Bastión de los Pescadores es ideal para combinarla con la del Castillo de Buda y la Iglesia de Matías. Todos ellos están situados en la misma colina a escasa distancia paseando.

Ópera de Budapest

Visitar la Ópera de Budapest, diseñada por el arquitecto húngaro Miklós Ybl, es uno de los edificios neo renacentistas más importantes de Hungría. La construcción del edificio se llevó a cabo entre 1875 y 1884 y fue financiada por Francisco José I, emperador de Austria y rey de Bohemia, con la condición de que ésta no fuera más grande que la Ópera de Viena. La Ópera de Budapest tiene 1.261 asientos.

Mercado Central

El Mercado Central de Budapest es el más grande de los cinco mercados que se abrieron en la ciudad a finales del siglo XIX. Puedes visitar el Mercado Central cualquier día experto los domingos, aunque es bueno destacar que el sábado es el dia de mayor actividad de dicho establecimiento.



Si en la visita al mercado tienes hambre en la planta superior hay unos puestos de comida bastante baratos donde compartes y conoces el padecer de sus ciudadanos y los turistas que la visitan.

La Sinagoga Judía de Budapest: es la segunda más grande del mundo, sólo superada por la de Jerusalén. Mide 53 metros de largo, 26 de ancho y tiene asientos para 2.964 personas, 1.492 hombres y 1.472 mujeres.

La sinagoga fue construida entre 1854 y 1859 siguiendo el diseño del arquitecto vienés Ludwig Forster. El estilo predominante de la sinagoga es el morisco, aunque también combina toques bizantinos, románticos y góticos.

La Sinagoga Judía de Budapest recibe muchos otros nombres: La Gran Sinagoga, La Sinagoga Dohány o la Sinagoga del Tabaco, ya que en judío, dohány significa tabaco.

Aquincum

Fue una importante ciudad romana en la provincia de Panonia, dentro de los límites actuales de Budapest. Fue fundada tras la conquista de los celtas, que llegaron a la zona en el año 400 a.C.

Los restos de Aquincum fueron desenterrados a finales del siglo XIX constituyendo uno de los parques arqueológicos más grandes de Hungría. La reconstrucción de la ciudad fue llevada a cabo entre los años 1960 y 1970.

Ruinas de Aquincum

En las ruinas de Aquincum podréis caminar por sus antiguas calles y contemplar los restos de los templos, tiendas, casas y baños de la ciudad. La mayor parte de la ciudad fue construida entre los siglos II y III.

En la visita encontraras algunas sorpresas: una rejilla de alcantarillado en una baldosa de piedra, un sistema de calefacción subterráneo, un baño reconstruido con mosaicos o el patio en el que se instalaba un mercado son algunas de las cosas más importantes.



Hay que recordar que Aquincum era una ciudad bastante mayor que la parte que se visita. Actualmente sólo se encuentra excavada una tercera parte del centro de la ciudad.

Qué comer y recomendar

El restaurant New York Café es quizás el restaurante más emblemático de Budapest, tiene una decoración poco común y muy elegante, sus precios justifican la calidad del local y la calidad del servicio. La gastronomía húngara se caracteriza por un uso alegre de las especias y por servir raciones generosas. Los precios son bastante más económicos que los de otras capitales europeas.



La carne es la reina de los menús y sabores como la paprika y la cebolla son el denominador común de los platos típicos. Si gustas el vino, hay muchos vinos húngaros entre los que destacan Villány, Eger y Szekszárd. Si tenemos que elegir el plato más común de Hungría, éste sería la sopa goulash. Esta sopa consta básicamente de carne, verduras y, cómo no, paprika.

Aguas Medicinales

Aunque por razones de tiempo no pude visitar, en caso de que piensen ir a Budapest no olviden visitar sus balnearios medicinales. La abundancia de aguas medicinales en Budapest no tiene parangón en ninguna otra ciudad. Las aguas termales en el lado de Buda fueron utilizadas ya por Celtas y Romanos, quienes construyeron las primeras termas del lugar.



Después, bajo la dominación turca del siglo XVI los baños volvieron a cobrar importancia, y algunos aún existen y son funcionales a día de hoy.

Sin embargo, no fue hasta el siglo XIX cuando se popularizó su uso y se comenzaron a construir la mayoría de los baños que podemos encontrar actualmente en la perla del Danubio. Según me informaron existen en Budapest unas 123 piscinas termales y 400 piscinas minerales provenientes de 14 fuentes.

Las aguas sulfurosas provenientes de los aledaños de la Isla Margarita son en su mayoría aguas calcáreas terapéuticas, y alimentan gran parte de los baños de la ciudad. Son unos 20 centros termales los que ofrecen la posibilidad de poder disfrutar de estas aguas saludables, siendo los baños Gellért los más famosos.

Comentario en Blogger
Comentario de Facebook

:ambivalent:
:angry:
:confused:
:content:
:cool:
:crazy:
:cry:
:embarrassed:
:footinmouth:
:frown:
:gasp:
:grin:
:heart:
:hearteyes:
:innocent:
:kiss:
:laughing:
:minifrown:
:minismile:
:moneymouth:
:naughty:
:nerd:
:notamused:
:sarcastic:
:sealed:
:sick:
:slant:
:smile:
:thumbsdown:
:thumbsup:
:wink:
:yuck:
:yum:

Artículo siguiente
Entrada más reciente
Artículo anterior
Entrada antigua

Infantil Dicom

Infantil Dicom
DICOM

Hotel Residencial del Paseo

Sígueme en Twitter

Recorriendo con Salvador

Edición Nueva

GoldiumCruceros.com